Diego Milán nació el 10 de julio de 1985, en la ciudad albaceteña de Almansa (España). Es el tercer hijo de Herminia y de Diego, sus padres y sus hermanos: Juan Alberto y Pedro Luís.

El hogar de Diego estaba situado en la parte alta de la ciudad junto a la vía del tren. “Dieguete”, así lo llamaban cuando era niño, se pasaba tardes enteras en el jardín jugando con sus hermanos y amigos a las chapas, al fútbol … hasta que su madre desde el balcón lo llamaba para cenar.

Su entretenimiento desde niño siempre estaba centrado en el deporte, ya fuera fútbol, baloncesto, carreras a pie,… Los profesores del Colegio Malakof donde cursaba sus estudios de Educación General Básica (EGB), lo recuerdan como un chico normal tanto en los estudios como con sus amigos.

Los padres de Diego decidieron cambiarle al Colegio Virgen de Belén junto con sus hermanos mayores, debido al cambio de hogar. El nuevo hogar se situaba en el centro de la ciudad bajo el castillo (S.XV) en la plaza Santa Maria, hogar en el que reside en la actualidad.

Sus primeras pedaladas

Con la creación del Club Ciclista Almansa en 1989, el padre de Diego dio la oportunidad de iniciarse en el mundo del ciclismo años más tarde a sus tres hijos: Juan Alberto en la categoría cadete (posteriormente dejaría el ciclismo en aficionados para dedicarse íntegramente a sus estudios de arquitectura), Pedro Luís y Diego en escuelas.

El debut de “Dieguete” en la categoría de principiantes se produjo con 9 años en un circuito urbano de su localidad natal un 28 de agosto de 1994. Aquella primera carrera compitió con una bicicleta de montaña, ya que le costaba llegar a los frenos de una bicicleta de carretera convencional.

Tardó poco en conseguir buenos resultados y en 1998 se proclamó Campeón Provincial Infantil.

Su padre: su referencia

Diego ha tenido en su padre una referencia desde pequeño. Dieguete aprendía mucho en las carreras que iba a ver a su padre y entrenaba siempre lo aconsejado por él. Don Diego Milán, arquitecto técnico de profesión, fue un destacado ciclista juvenil y amateur, carrera ciclista que paralizó unos años por sus estudios universitarios.

El padre de Diego fue un clásico en la categoría Master, innumerables triunfos cuenta en su haber entre los que destacan el Campeonato de España de Fondo en Carretera disputado en Melilla el 23 de junio de 1997 y el Subcampeonato de Europa disputado en Mallorca.

Viajes al Tour de Francia

Durante muchos veranos la familia viajó a tierras francesas, coincidiendo con la hegemonía del gran Miguelón en el Tour de Francia. Diego, junto con la familia y demás amigos que compartía en la escuela ciclista, disfrutaba animando a muchos de sus ídolos de la carrera francesa. Cuando tan sólo contaba con 12 años Dieguete ya sabía lo que era ascender puertos míticos como Alpe d'Huez y Hautacam. Después aparcaban las bicicletas y esperaban el paso de la carrera con un buen picnic.

Campeón de España Cadete

Una vez terminada la EGB , se matriculó en el Instituto José Conde donde empezó a decantarse más por la bici, dejando de lado los estudios. El paso por la categoría cadete iba a dejar en Diego un memorable recuerdo. Como cadete de segundo año en 2001, y tras imponerse en Almansa, su localidad natal el 10 de junio, Diego se proclamó Campeón de España Cadete de Fondo en Carretera en Torrepacheco (Murcia) el 04 de agosto del 2001. Este hecho fue determinante para su consolidación en el deporte de la bicicleta, Diego Milán empezaba a mostrar muy buenas cualidades como escalador y esprinter.

A finales de ese año Almansa le rindió un merecido homenaje proclamándolo 'Mejor Deportista Almanseño' del 2001 en la III Gala del Deporte.

La categoría junior dio a conocer a Diego Milán a nivel nacional, en sus dos temporadas como junior consiguió 13 victorias y disputó carreras internacionales con la selección española en Bélgica (Het Volk – 8º Clasificado), Italia (Giro Della Lunigiana) y en Canadá donde disputó su primer Campeonato del Mundo (Hamilton 2003).

Paso a la categoría Sub-23

Pasó a la categoría amateur reconocido como uno de los mejores junior de esa época en España. En esta categoría Diego coincidiría con Pedro Luís, su hermano mediano, con el que corrió dos años seguidos hasta que este último la dejó por sus estudios universitarios de administración y dirección de empresas. Diego iba a demostrar su valía como hombre rápido y todoterreno cualidades que le habían llevado a conseguir muchos triunfos.

Victorias como la de la primera etapa de Goierri siendo Sub23 en su primer año en la categoría y posteriormente en su segundo año otros triunfos como los conseguidos en el Trofeo Fira d'Agost de Xativa, la Copa España del Porvenir en Almansa y la primera etapa de la Semana Aragonesa iban a permitir a Diego Milán disputar su segundo Mundial de Ciclismo en este caso en la categoría Sub23 en Madrid, donde ocupó la vigésimo segunda posición siendo el primer español en la línea de meta.

Debut como Profesional

Estos hechos lanzaron a Diego Milán al profesionalismo de la mano del Grupo Nicolás Mateos, equipo continental de nueva creación en la categoría. Equipo con el que obtuvo su 1ª victoria en el campo profesional, en la 1ª etapa de la Vuelta Internacional a Madrid.

La gran temporada que realizó Diego, trabajando siempre para su compañero y amigo Javier Benítez, le hizo ganarse de nuevo la confianza del seleccionador nacional sub-23 para ir seleccionado y disputar su tercer Mundial, esta vez celebrado en la ciudad austriaca de Salzburgo. Y Milán no decepcionaría siendo el primer español una vez más en la línea de meta, ocupando la 15ª posición.

En la temporada 2007 renovó con el equipo Grupo Nicolás Mateos, y aunque no pudo conseguir ninguna victoria tuvo más regularidad que la pasada campaña. Hay que destacar sus tres 3º puestos en etapas de Alcobendas, CTT Correios de Portugal y Tour del Avenir y sobre todo su 5º puesto en la Lieja sub-23 con la selección española.

Volvería a correr un mundial por cuarta vez en Stuttgart (Alemania), con mas ganas y fuerza que nunca, pero no tuvo su día y no pudo entrar con los mejores.

Año de reivindicación

Después de un largo invierno sin saber nada de su futuro le llego la oferta de la squadra italiana Acqua&Sapone, colores que ha defendido este 2008 y con los que ha conseguido dos importantes victorias (Etapa en Vta. a La Rioja y Etapa en G.P. Paredes de Portugal). Esto ha significado para muchos su año de confirmación.

Segundo año en Acqua&Sapone

La temporada 2009 fue sin duda su campaña más regular desde que es profesional pero la más decepcionante en cuanto a ciertas decisiones incomprensibles.

Desde el inicio de temporada rindió a un buen nivel en el Tour del Mediterráneo, Vuelta a Murcia, Coppi Bartali, Vuelta a Burgos... hasta el final de temporada con la Paris-Bruselas, siempre disputando carreras y ayudando a sus jefes de filas Paolini y Garzelli.

Una injusta exclusión de la lista de su equipo camino del aeropuerto por razones de patrocinadores a menos de un día para la celebración de la Milan-San Remo no desmoralizó a Diego que quiso ganarse un puesto para correr el Giro de Italia más tarde; puesto que se mereció, siendo el mejor del equipo Acqua & Sapone en el Tour de Turquía, acabando 5º en la General , 3º en la etapa reina y 2º en la Regularidad de esta vuelta por etapas.

De nuevo Diego se volvió a quedar fuera de la lista del equipo, en este caso para el Giro de Italia, Centenario en esta edición, pero demostrando que ante todo es un profesional y aún sabiendo que estaba más fuera que dentro del equipo italiano, Diego siguió trabajando para su equipo y en especial para Paolini en las llegadas en el Circuito Lorraine y Tour de Eslovenia.

Amargo 2010

Nunca se rindió y siguió entrenándose más que nunca, con solo un mes de entrenamientos participó cedido con el equipo Areperos en la Vuelta Independencia Nacional de República Dominicana 2.2 UCI, tras ocho etapas terminó 5º en la General. Regresó a España poco después y siguió entrenando, viendo que pasaban las semanas y nadie se acordaba de él, pensó muy seriamente en la retirada, pero el apoyo de su familia y su pareja le animó a seguir.

Volvió a la competición con el equipo amateur Camargo de Cantabria y con ellos corrió el Circuito Montañés Internacional 2.2 UCI, que le sirvió de preparación para más adelante embarcarse en otro viaje hacia las Américas, en este caso en un equipo formado por corredores españoles y patrocinado por MMR Bikes para correr el Tour do Rio (Brasil) 2.2 UCI, en el que volvería a demostrar la calidad que tiene acabando 6º en la General.

Vista la proyección y buena imagen de Diego desde inicios de año por América muchos equipos se interesaron por él y en Agosto viajó a Dallas (EE.UU.) para correr varias pruebas con el equipo Metro Volkswaguen. Allí vivió un ciclismo diferente, del que disfrutó mucho corriendo criteriums nocturnos y pruebas como el Tour de Austin. No regreso a España de vacio ya que se impuso en solitario en la Clasica Coleman en Texarcana.

2011: De verde ... Caja Rural

Estando en América recibió la llamada del equipo español Caja Rural, con el que durante todo el año mantuvo contactos con la posibilidad de ingresar en sus filas de cara a 2011, ya que darían un salto de calidad y podrían participar en la Vuelta a España.

Con estos nuevos colores solo le queda volver a reivindicarse para olvidar toda esa mala suerte que le ha perseguido.